Cuentos de Valores

Abril y Ares: Aventuras en un Día Lluvioso

Lectura para 6 años

Tiempo de lectura: 4 minutos

Español

Puntuación:

0
(0)
 

Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por correo electrónico
0
(0)

En una pequeña ciudad, donde las calles solían ser escenario de niños jugando y vecinos charlando, se encontraban Abril y Ares, dos hermanos inseparables. Abril, de ocho años, era conocida por su curiosidad sin límites y su brillante sonrisa. Ares, su hermano menor de seis años, siempre estaba listo para una aventura, con una imaginación tan grande como el cielo.

Un día, al despertar, Abril y Ares se encontraron con un cielo gris y nubes que lloraban sin parar. “¡Oh no!”, exclamó Abril mirando por la ventana, “¡quería jugar en el parque hoy!”. Ares, con sus pequeños puños apoyados en la ventana, añadió con voz decepcionada: “Y yo quería ser un explorador en la jungla”.

La lluvia parecía decidida a quedarse, pero esto no iba a detener a Abril y Ares. “¡Tengo una idea!”, dijo Abril con entusiasmo, “¿y si traemos las aventuras aquí, dentro de casa?”. Ares, con los ojos brillantes de emoción, asintió rápidamente. Así comenzó su día de aventuras en casa, un día que nunca olvidarían.

Los hermanos decidieron que su primera misión sería buscar un tesoro escondido. Abril sugirió: “Podemos hacer un mapa del tesoro y esconder algún juguete. ¡Luego lo buscamos!”. Rápidamente, se pusieron manos a la obra. Dibujaron un mapa de su casa, marcando lugares especiales y escondites secretos.

Mientras Ares escondía el «tesoro» – un pequeño coche de juguete – Abril preparaba las pistas. Cada pista llevaba a la siguiente, creando un emocionante recorrido por la casa. Pasaron por debajo de mesas, tras las cortinas, e incluso tuvieron que «escalar» el gran sofá de la sala. Finalmente, después de una búsqueda llena de risas y susurros emocionados, encontraron el tesoro. “¡Lo logramos!”, exclamó Ares con alegría, “¡somos los mejores buscadores de tesoros!”.

Después de encontrar el tesoro, Abril propuso: “Ahora, ¡vamos al espacio!”. Transformaron una caja grande de cartón en una nave espacial, usando marcadores para dibujar botones y ventanas. Dentro de su nave, los hermanos contaron hacia atrás para el despegue. “¡Tres, dos, uno, despegamos!”, gritaron juntos.

Viajaron por galaxias imaginarias, vieron estrellas brillantes y planetas de colores. Ares se maravilló ante la idea de los planetas de helado y Abril se rió imaginando aliens que bailaban tango. En su viaje espacial, aprendieron sobre la importancia de soñar y de creer en lo imposible.

Ya en la tarde, mientras la lluvia seguía cayendo, Abril dijo: “Nuestra próxima aventura será en un castillo encantado”. Usaron sábanas para construir un gran castillo en la sala. Con linterna en mano, se adentraron en el castillo, buscando resolver el misterio de un fantasma amistoso.

Mientras exploraban, crearon historias sobre los antiguos habitantes del castillo, riendo y asustándose unos a otros con cuentos de fantasmas juguetones. Al final, descubrieron que el «fantasma» era en realidad su gato, Mishi, que se había colado en el castillo. “¡Qué susto nos has dado, Mishi!”, dijo Abril entre risas.

Ya anocheciendo, Ares sugirió: “¿Qué tal si hacemos un concierto?”. Rápidamente, reunieron instrumentos caseros: una guitarra de cartón, una batería de ollas y sartenes, y micrófonos de juguete. Decoraron la sala con luces de colores y se vistieron como verdaderas estrellas de rock.

El concierto fue un éxito total. Cantaron, bailaron y tocaron sus instrumentos con toda la energía. Incluso sus padres se unieron, aplaudiendo y cantando junto a ellos. Aprendieron que la música y la alegría pueden transformar cualquier día gris en uno lleno de color.

Conclusión:

Exhaustos pero felices, Abril y Ares se sentaron en el suelo de su sala, rodeados de sus creaciones. Habían viajado a un mundo de tesoros escondidos, galaxias lejanas, castillos encantados y grandes conciertos, todo sin salir de casa.

“Hoy fue el mejor día”, dijo Ares con una sonrisa cansada. Abril asintió y agregó: “Aprendimos que no importa el clima, siempre podemos tener aventuras increíbles”. Abrazados, miraron por la ventana como la lluvia seguía cayendo, sabiendo que cada día lluvioso traería nuevas aventuras.

Y así, en esa pequeña casa, dos hermanos aprendieron que la imaginación no tiene límites y que las mejores aventuras a veces están donde menos las esperamos.

image_pdfDescargar Cuentoimage_printImprimir Cuento

¿Te ha gustado?

¡Haz clic para puntuarlo!

Comparte tu historia personalizada con tu familia o amigos

Compartir en WhatsApp Compartir en Telegram Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por correo electrónico

¿Te ha gustado?

¡Haz clic para puntuarlo!

Cuentos cortos que te pueden gustar

autor crea cuentos e1697060767625
logo creacuento negro

Soy Francisco J., apasionado de las historias y, lo más importante, padre de un pequeño. Durante el emocionante viaje de enseñar a mi hijo a leer, descubrí un pequeño secreto: cuando las historias incluyen a amigos, familiares o lugares conocidos, la magia realmente sucede. La conexión emocional con el cuento motiva a los niños a sumergirse más profundamente en las palabras y a descubrir el maravilloso mundo de la lectura. Saber más de mí.

Deja un comentario